La Lactancia Materna

Es sumamente importante entender qué somos para poder hablar de la lactancia materna.  Los seres humanos somos mamíferos; que entre muchas características que nos diferencian de otras especies, la que en este caso quiero destacar es la del hecho de que las hembras alimentan a su cría a través de sus mamas.

Aunque suene trillado, es sumamente lamentable reconocer que el ser humano, teniendo la capacidad del raciocinio, es la única especie que alimenta a su cría con leche de otro mamífero y/o leche de soya.

En qué momento de la evolución perdimos la sensibilidad por nuestros hijos? Esa sensibilidad que nos obliga a atender todas y cada una de las necesidades de un ser que no pidió venir al mundo, sino que vino porque cada cuál como persona responsable y consciente decidió traerlo.

No puedo negar que por falta de información los primeros 20 días de amamantamiento a Valentina fueron sumamente difíciles, sin embargo, me aferré al hecho de que ese es el medio natural de supervivencia de un bebé, así que los sucedáneos no fueron, ni son, opción para mí.

Hoy Valentina tiene 6 y 1/2 hermosísimos meses, estamos iniciándonos en la alimentación complementaria y me quedo sumamente asombrada cuando escucho los relatos de las madres que me dicen que “ella hace tiempo que estaba lista para comenzar con la alimentación complementaria”, o que para que duerma corrido durante la noche le de antes de dormir fórmula o alguna papilla.  A dónde quieren llegar con tanto apuro, si para todo hay un tiempo determinado?  Valentina y yo no estamos apuradas, todo lo contrario, estoy dispuesta a respetar su tiempo.  Amo tanto a mi hija que deseo brindarle siempre lo mejor, y si lo mejor lo provee mi propio cuerpo, por qué tengo que inventar ofreciéndole alimentos que jamás podrán igualar la calidad de la leche materna.

Es importante tener en cuenta que hay varios elementos claves para que la lactancia sea satisfactoria.  He leído mucho artículos al respecto y de todos he llegado a la conclusión de que todo es más simple de lo que uno espera:

  1. UN DESEO ENORME DE AMAMANTAR A TU HIJ@.  Aquí se incluye la tolerancia al dolor de los primeros días, que es consecuencia del mal posicionamiento del bebé para amamantar.  También hay que dejar de ser vanidosa y no pensar en que “se me van a caer lo senos”, además, si la mujer amamanta ayuda al útero a volver a su tamaño natural, aparte de un sinfín de beneficios.
  2. APOYO INCONDICIONAL DEL ENTORNO. El apoyo del entorno es fundamental, especialmente de las personas más allegadas, como los son el padre de la criatura, los abuelos, los hermanos.  Muchas veces las mujeres dejan de amamantar porque el entorno comienza a llenar de dudas a la madre que se encuentra en un período muy vulnerable, con comentarios insanos que en vez de promover la lactancia, lo que logran en la mayoría de los casos es exterminarla completamente, como lo es “el niño no se llena, tiene que comer cada 3 horas y mira, sólo ha pasado 1”, “no le gusta la teta”, “hay que darle agua o algo más, porque con eso no es suficiente para este calor”, “tienes que descansar, dale fórmula para que duerman más horas corridas”, y no paro de contar con las cosas que dicen y que no ayudan.  Les dejo este que nos explica el rol del padre en la lactancia, promovido por la Liga de La Leche Internacional http://www.llli.org/docs/fathers_support07.pdf.
  3. HAY QUE COMER DETERMINADOS ALIMENTOS PARA PRODUCIR LECHE.  Señora, si las vacas comen sólo pasto y agua por qué motivo nosotras las mujeres debemos comer alimentos mágicos para producir más leche?  La mujer sólo necesita alimentarse balanceado y muy sano y tomar agua en cantidades industriales, ahora si se quieren tomar el agua con avena, con malta, con papelón o cualquiera que sea la creencia de su entorno, es decisión propia.
  4. ALIMENTACIÓN A DEMANDA.  Mamá olvídate del reloj, bebé debe comer cada vez que así lo quiera, no esperes a que llore o a que pasen 3 horas o más; con esto conseguirás estimular tu producción para satisfacer las necesidades del bebé.  Con la fórmula no se llena más, es sólo que la leche materna es más liviana y fácil de digerir, por ello su estómago se vacía más rápido.
  5. PACIENCIA INQUEBRANTABLE. Hay que tener mucha paciencia, establecer la lactancia no ocurre de un día para el otro, lleva su tiempo.  No te apures mamá, disfruta tu tiempo de reposo con tu bebé.
  6. AMAMANTAR NO ES SÓLO ALIMENTAR. Amamantar va mas allá de darle alimento a tu bebé, es gestación extrauterina, es brindarle el calor de tu pecho, es permitirle olerte, es ese contacto piel con piel tan maravillosamente indescriptible, es un medio de consuelo (no le ofrezcas al bebé chupón, es mejor que se consuele en tu pecho), es la conexión más fuerte entre bebé y mamá.

No importa tu raza, tu credo o tu condición, como mujer estás preparada fisiológicamente para amamantar a tu hijo, sólo debes desearlo con todas tus fuerzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *